Mi tarea en Autocontrol ha sido muy gratificante: he podido constatar cómo las agencias de publicidad y medios realizan un esfuerzo extraordinario de creatividad y sensibilidad, con el objetivo de incorporar el mayor abanico de sensibilidades posible a los mensajes publicitarios.

La tensión por la mejora en los mensajes, incluyendo el respeto escrupuloso a colectivos sensibles ha sido la constante de las reuniones continuas, también  con actores internacionales del mundo de la comunicación y la publicidad.